ElLibrero
Volver
Escrito por : Mauricio Arévalo Arbeláez

 La antología, que se lanzó en la pasada edición de la Feria del Libro de Bogotá, da cuenta de una narradora potente y polifacética, que transita entre la prosa poética y el surrealismo.

 

Inspectoresportada

 Portada de "Los inspectores y otros cuentos" 

 

 Una mujer se obsesiona con el orden de su apartamento, después de descubrir que, al parecer, está infestado de cucarachas. Y, desde entonces, hace lo que sea para mantenerlas alejadas, incluso si eso la lleva a hacer oficio en horas de la madrugada o le consume el 100% de su día, de su vida y de su existencia. Esta es la trama de Los inspectores, el cuento que le da título a la antología de relatos escrita por la colombiana María Mercedes Andrade y publicada por la editorial chilena Cuarto Propio. Hay, en esta historia, una voz reflexiva muy profunda: la precisión poética de su autora lleva a la narradora a explorar un oscuro mundo de angustia genuina; y ese sentimiento se contagia al lector, así, como un virus, como una enfermedad, gracias a la revisión minuciosa de las subjetividades en su obra.


Los yo que cuentan sus historias tejen un camino tan íntimo y construyen un tono tan personal, tan auténtico, que convierten al lector en un confesor: alguien que escucha a un extraño, con disfraz de mejor amigo, murmurarle al oído su más terrible secreto, su nefasta realidad o, mejor, su más trágica percepción de lo que parece real. Esto es lo que sucede en cuentos como In absentia, Conversación de alcoba (o apuntes para un vocabulario tentativo) y Alba: las mujeres que narran desdibujan sus identidades en sus interlocutores, todos hombres ausentes, inertes, mudos. Ese yo femenino proyecta un receptor, lo crea en cuanto lo nombra: como en el mito cristiano de la creación del universo, la mujer le da vida al hombre que la escucha a través de la palabra. Todas estas mujeres le hablan en un espacio íntimo a ese amante, ese hijo, ese esposo, ese amigo, ese todo que es su universo. Pero, como Dios, como las madres, como las esposas, esas mujeres están despidiéndose, como si su rezo fuera una elegía, como si su confesión fuera la última, como si su relato fuera más bien una despedida. La poesía de Andrade logra que sus narradoras creen y destruyan al mismo tiempo: una violencia sutil que el lector puede percibir de principio a fin.


Ahora, después de narrar estas subjetividades femeninas tan enigmáticas, el libro se reinventa a través de unas miradas infantiles, que exploran esas epifanías que se tienen durante la niñez en las que nos damos cuenta de que el mundo no es, no ha sido y no será las mentiras que nos habían contado en nuestra infancia. Una estampa religiosa, El sacrificio y Malena, exploran esos momentos trascendentales en los que las niñas entienden lo que les va a costar existir en este mundo. Malena es, sin exagerar, el mejor cuento de la antología: la tensión entre madre e hija por el aspecto físico de la niña esconde muy sutilmente una compleja y trágica relación que deja conmovido al lector por su intensa proximidad.


La antología se completa con algunos cuentos peculiares, de una filosofía surrealista, en los que lo extraño da paso a lo común: las rarezas son, precisamente, el detonante del entendimiento de la existencia. Aquí caben los tres relatos que abren el libro, las Lepidopterológicas, tres mujeres, o una sola quizá, que, un día, se dan cuenta de un monstruo que les ha crecido en lo más profundo del pecho, y cuyo descubrimiento les entrega el profundo sentido de su existencia hasta ese momento. Caben también en este grupo las epifanías de Habitaciones y Lo inhumano, e incluso, la bella monstruosidad de La pezuña: momentos decisivos en los que, después de mucho buscar, se encuentra, por accidente quizá, el sentido perdido y caótico de nuestras existencias.


Como si fuese un libro con muchas caras, Los inspectores y otros cuentos es una antología ecléctica. El lector se encuentra con voces profundas, poéticas, simpáticas, jocosas por ratos, trágicas por otros, que trazan un sendero hacia una revelación: la idea de que hay en la verdad cierto tinte de renuncia, de aceptación... de que hay en el sentido de la existencia cierto aire de resignación. 

----------

Los inspectores y otros cuentos está disponible en Babel Libros (Calle 39A # 20-55)

 

VER TAMBIÉN:
 
Porno
Octavio Paz, el poeta
Del fuego secreto: lectura, diversidad, universalidad 
 
 
 

Hola, quería contarles que ya se encuentra también en diversas librerías de Bogotá y en Medellín en Al pie de la letra del MAMM

TWITTER

FACEBOOK

AGENDA ARTIFICIAL

Noviembre 2017
D L M X J V S
29 30 31 1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 1 2

telegramas-bt

canillitas

paute-bt